jueves, 20 de agosto de 2015

Lecturas de don Juan: 'Campo de retamas'

Campo de retamas
Rafael Sánchez Ferlosio
Literatura Random House
Madrid, 2015



Va siendo un lugar común decir que Ferlosio es "el más grande escritor vivo en lengua castellana". No sé cómo él no ha reaccionado ya ante afirmación tan repetida que suena a premonición funesta. Pero, clasificaciones aparte —sería bueno dejarlas para la liga inminente—, Ferlosio es un magnífico escritor que brilla sobre todo en estos que él llama modestamente pecios, como si de verdad fueran hallazgos casuales, y que los lectores deberíamos llamar limosnas, no por pequeñas menos valiosas, pues muchas son viáticos tan imprescindibles como el agua para el cansancio o el vino para la conversación. 
Ferlosio alumbra, conmueve, despierta o pincha, según los casos, en ráfagas de las que hay que descansar para tomar aliento. Por eso es este un libro ideal de vacaciones; uno lo tiene siempre a mano, lo abre por cualquier página, toma unos pellizcos, se relame... y hasta otro rato: algún tópico habrá caído, alguna estupidez nos enseñará las costuras, algún rodal oscuro aparecerá diáfano. Y todo ello como el que lava, sin aspavientos: más bien con la sequedad adusta de las retamas y berceos.
La edición es mejorable: tiene erratas y errores  —alguno muy obvio: las isla Terceira no es la mayor de las Azores; São Miguel casi la dobla en superficie— que desprestigian al editor, no al autor: por eso las pasamos por alto.
El libro cuesta quince euros en papel y poco más de nueve en electrónico: menos que dos copas en un chiringuito de verano y sabe mejor.